Para que las empresas puedan enfrentar de manera exitosa un proceso de mejora sustentable en productividad, se recomiendan seis medidas de gestión interna.

Por: Aurys Consulting

Imponer objetivos exigentes, ajustar presupuestos, empoderar a las personas, estandarizar procesos, estrechar tiempos de ejecución, entre otros, son prácticas que hoy están siendo comunes en la mayoría de las empresas a la hora de mejorar la productividad.

Sin embargo, hacer que estas prácticas logren los resultados esperados, es un desafío no siempre fácil de alcanzar.

Para que las compañías puedan enfrentar de manera exitosa un proceso de mejora sustentable en productividad, recomendamos seis prácticas que replantean la gestión interna:

  1. Resetear objetivos: plantear objetivos ambiciosos de corto y largo plazo logrables no por funciones individuales sino que por equipos multifuncionales.
  2. Liderar en forma explícita: involucrar genuinamente al equipo directivo de la empresa para transmitir expectativas, lineamientos, asegurar competencias, recursos e información.
  3. Aplicar un enfoque pragmático: no perder de vista la generación de acciones que generen resultados en el corto plazo. Esto, balanceando análisis profundos y desarrollos, con la ejecución necesaria para alcanzar resultados con rapidez y mínimos errores costosos.
  4. Buscar activamente sinergias transversales: mantener una mirada transversal e integral de la gestión de la empresa para identificar sinergias y nuevas optimizaciones, por ejemplo, visión de procesos end-to-end.
  5. Potenciar el problem solving creativo: aplicar un enfoque estrucurado de identificación y solución de problemas buscando salir de la llamada “zona de comodidad” y cuestionar el status quo en cada ámbito de la gestión diaria, teniendo apertura a nuevas perspectivas.
  6. Utilizar proactivamente indicadores: utilizar indicadores de productividad como verdaderas palancas para identificar oportunidades de agregar valor al negocio, más que un simple seguimiento de datos y planillas.

Si bien los escenarios de negocios son cada vez más complejos y llenos de incertidumbre, siempre será un buen momento para establecer objetivos ambiciosos, generar cambios y alcanzar mejores resultados de manera sustentable para las empresas.