vaso medio lleno¿Cómo podemos asegurar un desempeño organizacional superior, y de forma sustentable?

Esta es una pregunta de base que todo equipo directivo se ha planteado con más o menos regularidad y para la cual se han desarrollado respuestas desde distintos enfoques y para todo nivel dentro de la organización: planeación estratégica, balanced scorecard, excelencia en los procesos, desarrollo organizacional, desarrollo de sistemas, etc. Con estas respuestas los equipos directivos han tomado decisiones, han diseñado, han invertido, han implementado, han evaluado, y han corregido en forma sistemática, y así han llevado a sus organizaciones a lograr un desempeño exitoso y generar valor.

Sin embargo, el entorno de los negocios avanza y se complejiza cada vez más. La agudización de la competencia, la necesidad de colaborar con terceros, la escasez de recursos, la híper conectividad, la preocupación por el impacto social y medioambiental y las tendencias regulatorias en algunas industrias, son tan solo algunos ejemplos de las características del escenario actual, el cual presenta desafíos sin precedentes para las organizaciones y obliga a sus líderes a replantearse la pregunta: ¿Cómo lograr un desempeño organizacional superior de forma sustentable?

Para responder a esta pregunta, nosotros en Aurys planteamos con convicción que las empresas deben poner foco en el desarrollo del positivismo, vale decir, el desarrollo de una propensión estable en los miembros de la organización a experimentar emociones positivas que prevalezcan en proporción sobre las negativas. Éste, es un camino clave para que las organizaciones logren mayor cohesión e interacción entre sus miembros, tengan mayor capacidad para innovar,  se adapten al entorno con mayor velocidad, y desarrollen otras características que les permitan potenciar su éxito en diversos ámbitos.

Si bien la relevancia del positivismo para el desempeño de las organizaciones puede ser algo difícil de comprender, la ciencia ha demostrado contundentemente que existe una relación causal entre la  prevalencia de emociones positivas en las personas y el desarrollo características individuales muy valiosas para afrontar sus desafíos personales y profesionales, como contar con mayor auto-confianza, mayor sociabilidad y extraversión, mayor capacidad de interactividad social, mayor bienestar físico e inmunidad, mayor creatividad, mayor capacidad para resolución de problemas complejos, entre muchas otras. Con esas características, las personas están mejor preparadas para integrarse en equipos de alto desempeño y ser así generadores infinitos de valor para las organizaciones con las cuales colaboran.

El estudio del positivismo es una ciencia joven pero sólida. No se trata de filosofía ni de auto-ayuda, sino de un conjunto de planteamientos concretos que son validados continuamente de forma empírica y de conceptos y teorías que están abiertos y disponibles para todos quienes los quieran estudiar. En esta lógica, elpositivismo es observable, medible, y además es desarrollable por medio de distintas estrategias e intervenciones que son simples pero profundas, que no requieren grandes inversiones sólo método, decisión y constancia.

Nosotros estamos convencidos de que las organizaciones que adopten el positivismo en su estrategia, estarán permitiendo el desarrollo del máximo potencial organizacional para lograr un desempeño superior y al mismo tiempo estarán dando a sus miembros la oportunidad de sentirse personas plenas y felices.

Para Aurys, esta es una ruta clave para asegurar un desempeño organizacional superior de forma sustentable.