¿Cómo se evalúa el desempeño sostenible de una empresa? ¿Cómo se incorporan el desempeño ambiental y social a la evaluación del desempeño económico? Éstas son las preguntas de las que nos ocuparemos en el presente artículo.

Gestión del Valor Sostenible, Capítulo 3

Por Aurys Consulting,  para Revista Minería Chilena, Marzo 2012

En los capítulos precedentes de esta serie (ediciones Nº 367 y Nº 368 de revista Minería Chilena) hablamos del cambio de paradigma al que se ven enfrentadas las empresas mineras, y el mundo de los negocios en general: la escasez de recursos naturales, la evolución de los marcos regulatorios, el empoderamiento de las comunidades y los grupos de interés y la mayor sensibilidad en temas sociales y ambientales. Estos factores generan la necesidad de desarrollar y gestionar negocios sostenibles, lo cual obliga a las organizaciones a enfocarse no sólo en la generación de valor para los accionistas, sino también para todo el conjunto de actores con los que se relacionan. Esto implica cambios profundos en la forma de gestionar los negocios: cómo se planifican estratégicamente, cómo se ejecutan los procesos, cómo cambia la organización y gestión de las personas y cómo se mide el desempeño en sostenibilidad.

¿Cómo se evalúa el desempeño sostenible de una empresa? ¿Cómo se incorporan el desempeño ambiental y social, como una mirada complementaria a la evaluación del desempeño económico? Estas son las preguntas de las que nos ocuparemos en el presente artículo.

El desempeño como medida integral de generación de Valor Sostenible

Del grupo de empresas que hoy en día reconocen la importancia de incorporar la sostenibilidad dentro de sus estrategias de negocio, sólo un reducido número ha avanzado exitosamente en la incorporación de elementos de sostenibilidad en sus sistemas de gestión y medición de desempeño. La mayor parte de las organizaciones se limitan a generar un conjunto de declaraciones estratégicas de sostenibilidad con poca o ninguna conexión con el desempeño sostenible de sus actividades productivas y la medición integrada de los impactos a su entorno.

Un ejemplo referente es la compañía alemana Puma. Esta organización desarrolló un sistema de evaluación del desempeño sostenible en tres etapas: la valorización del impacto ambiental de sus operaciones, la medición de impactos sociales y el cálculo de la diferencia entre los beneficios económicos generados y los impactos negativos ocasionados. Esto le permitió desarrollar una perspectiva más integral en la gestión de su negocio.

Por desempeño sostenible se entiende la evaluación que hace una organización respecto del Valor Sostenible creado o destruido durante un período de tiempo, es decir el impacto neto generado en los ámbitos económico, social y ambiental.

Un sistema integrado para la evaluación del desempeño sostenible debe reflejar la complejidad inherente ligada al quehacer de una empresa, esto implica que:

1-La medición debe reflejar el impacto generado para el conjunto de actores vinculados a la organización.
En la lógica del Valor Sostenible, el impacto no afecta únicamente al accionista sino también al conjunto de grupos de interés asociados a los procesos productivos y al negocio de las empresas. Por lo tanto, el primer desafío de la medición del desempeño en sostenibilidad es reflejar a este grupo más amplio de actores con una visión de sistema.

2- La medición debe considerar el impacto en la capacidad de creación de valor por parte de las futuras generaciones.
Los negocios sostenibles promueven el equilibrio y la autosuficiencia futura del sistema en el que actúan. Para alcanzar este objetivo las empresas deben verse operando en una red de colaboración y establecer vínculos que perduren en el tiempo. La creación futura de Valor Sostenible está directamente relacionada con la capacidad de mantener relaciones que perduren y mantengan el equilibrio del sistema en el tiempo.

3-La medición debe considerar tanto la creación como la destrucción de valor.
Las empresas pueden dirigir sus esfuerzos a la creación de nuevo valor en colaboración con sus principales actores. Bajo esta lógica, surgen oportunidades de innovación y colaboración, en un marco proactivo de generación de valor. Por otro lado, las empresas pueden también enfocarse en la minimización de los efectos y externalidades negativas que causen una destrucción de valor y afecten a uno o más actores del sistema. La visión integrada del Valor Sostenible implica la combinación de ambos enfoques, con una mirada proactiva hacia la red abierta de colaboración.

4-La medición debe considerar todos los impactos generados por una organización, representados por 9 Focos de Creación de Valor Sostenible.
Los focos de creación de Valor Sostenible explicitan nueve ámbitos en que la empresa actúa para alcanzar un óptimo desempeño en sostenibilidad.

Tres niveles para medir el desempeño en sostenibilidad de las empresas

Los sistemas desarrollados para la evaluación del desempeño sostenible pueden clasificarse en tres niveles de desarrollo:

1-Medición de KPIs en cada uno de los tres ámbitos: social, económico y ambiental
Este nivel representa la base de la medición del desempeño en sostenibilidad. Tradicionalmente las empresas que han avanzado en la medición de la sostenibilidad, se centran en la definición de KPIs específicos que les permiten definir metas y objetivos en cada uno de los tres ámbitos. Este tipo de medición no aplica una visión integrada del desempeño de la empresa y tiene como consecuencia el enfoque en el desempeño histórico y acciones pasadas, sin considerar el potencial a largo plazo de creación de valor.

2-Medición por medio de un sistema integrado de cálculo del valor sostenible
El siguiente nivel implica la integración de las tres dimensiones: social, ambiental y económica, en una medición única. Este tipo de medición va más allá de la evaluación de KPIs aislados y se enfoca en la constante valorización de los impactos tanto negativos como positivos que la empresa causa a los actores que se ven afectados por sus actividades.
La medición integrada de los tres ámbitos permite también a las empresas diseñar e implementar actividades y procesos de sostenibilidad que mejoren su desempeño y generen valor para sus grupos de interés.

3-Visión de largo plazo – proyección de la capacidad de generación de Valor Sostenible
El tercer nivel se centra en la sistematización y proyección a futuro de la capacidad de las empresas de crear Valor Sostenible. Es en este nivel que las organizaciones implementan y ejecutan una estrategia sostenible a través de la medición del desempeño sostenible en el tiempo, al conectarla no sólo con los procesos y actividades productivas sino también con la proyección del desempeño y la viabilidad de largo plazo del negocio. Esto permite a las empresas maximizar el potencial de creación de valor de largo plazo, integrando a la mirada histórica un enfoque proyectivo de desempeño sostenible.
Distintas metodologías que permiten medir y valorizar el desempeño sostenible de una organización existen y se encuentran en plena fase de desarrollo. Destacan en ellas, las relacionadas con la valorización de los impactos ambientales y el retorno social de las iniciativas de las empresas.

La gestión integral del Valor Sostenible
El diseño e implementación exitosa de un sistema de evaluación del desempeño sostenible que sea veraz, eficiente y abarcativo, es un aspecto clave para el desarrollo de negocios sostenibles.

Es sólo por medio de la medición del desempeño sostenible que las organizaciones pueden cultivar una perspectiva integral sobre el valor de largo plazo generado en los ámbitos social y ambiental además del económico, lo que se traduce en una capacidad real para gestionar activa y sistemáticamente el negocio en un contexto de sostenibilidad.

En esta serie de artículos sobre la gestión del Valor Sostenible se han desarrollado algunos conceptos relevantes y se ha presentado un grupo de desafíos concretos que enfrentan las empresas que busquen colocar a la sostenibilidad en el centro de su estrategia y desarrollar modelo de negocio apropiado para gestionarla.

Si bien estos desafíos son de alta complejidad para las organizaciones, en Aurys pensamos que su abordaje a tiempo y en la forma adecuada es una obligación ineludible en el contexto de gestión definido por los nuevos paradigmas.

Para ver versión publicada, haga click en el siguiente link: http://bit.ly/1gxKd4V

 

Para descargar PDF: De la estrategia a la gestión integral_Aurys